15Ene/19

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS. FROST, WHITMAN, THOREAU, HERRICK, COWLEY, TENNYSON

En 1989 se estrenó una película, ganadora de un óscar al mejor guión original, que consiguió, con sus poemas y sus lecciones de vida, reflexionar sobre la forma de entender la vida de muchos jóvenes que fueron al cine a verla. “El club de los poetas muertos” cumple 30 años y todo lo que el gran maestro dijo allí a sus alumnos deberían, muchos jóvenes de hoy, escucharlo y aprenderlo. Todos quisimos tener un profesor de literatura como Mr. Keating. Yo tuve ese tipo de profesores, tanto en el instituto como en la Universidad. Desde aquí quiero dedicar esta entrada de mi blog a la profesora de literatura que más me marcó con sus enseñanzas Ana Paniagua, mujer vital, sabia, diferente, directa, alegre y gran amante de los libros que nos invitaba a leer y al profesor en la Universidad del País Vasco que más me enseñó de literatura, Félix Menchaca Torre, ya fallecido, mi Mr. Keating, que nunca se subió a la mesa, que nunca fue tan vehemente, pero que transmitía en cada verso que declamaba todo el respeto y cariño que sentía por lo que estaba enseñando. Grandes maestros que nunca quedarán en el olvido.  Continue reading

13Ene/19

LA TRISTEZA. ANTON CHÉJOV

El escritor naturalista ruso Anton Chéjov (Taganrog, 1860- Badenweiler, Baden (Imperio alemán), 1904) está considerado como el maestro del relato corto. Se le considera, nada más y nada menos, como uno de los más importantes autores de este género dentro de la historia de la literatura. Escribió obras notables y muy conocidas como “La gaviota”, “Tío Vania” o “El jardín de los cerezos”, entre otras, pero, sin duda, sus cuentos son especiales y numerosísimos. Leyendo algunos escritos sobre la vida de Chéjov, creo que no es casualidad que este médico y escritor destacase en ese género puesto que desde pequeño, y aquí está el dato interesante y para mi esclarecedor, su madre, una gran cuentacuentos, entretenía tanto a Anton como a sus hermanos con las historias de los viajes que junto al abuelo, su padre, que se dedicaba al comercio de telas, realizaba por toda Rusia.  Continue reading

11Ene/19

LA PERLA. JOHN STEINBECK

“Ostras grises con pliegues como faldas femeninas, ostras recubiertas de impávidos peces de roca y escondidas entre largos tallos vegetales, y, por encima, pequeños cangrejos pululando incesantemente. A un accidente estaban expuestas estas ostras: que un grano de arena cayese entre los pliegues de sus músculos e irritase su carne hasta que ésta, para protegerse, recubriera el grano con una capa de suave cemento. Pero una vez empezada, el organismo no podría detener esta secreción sobre el cuerpo extraño, hasta que se desprendiera en una bajamar o la ostra fuese destruida.  Continue reading

09Ene/19

LA CENA. HERMAN KOCH

“Si tuviese que dar una definición de la felicidad, diría lo siguiente: la felicidad se basta a sí misma, no necesita testigos. “Todas las familias felices se parecen entre sí, pero cada familia desdichada ofrece un carácter peculiar”, reza la primera frase de Ana Karenina, de Tolstói. Sólo me atrevería a añadir que las familias desdichadas, y sobre todo los matrimonios desdichados, nunca pueden estar solos. Cuantos más testigos tengan, mejor. La desdicha busca siempre compañía. La desdicha no soporta nunca el silencio, sobre todo los silencios incómodos que se producen cuando se está a solas.”  Continue reading

07Ene/19

ÉRASE UN HOMBRE, ÉRASE UNA MUJER. SANDRA CISNEROS

“Cómo será que , cuando un hombre y una mujer se aman, a veces ese amor se agria. Pero el amor de un padre por un hijo, el de un hijo por sus padres, es otra cosa muy distinta.”

Esta es la historia de Cleófilas. Pero puede ser la historia de muchas mujeres que luchan cada día por su libertad, en silencio, sufriendo, angustiadas porque nadie las escucha, con miedo a denunciar una situación denigrante, de malos tratos. Ocultando a sus hijos la dura historia, regalándoles las mejores de las sonrisas para evitarles cualquier dolor. A ellas va dedicada esta historia, este cuento que tiene mucho de verdad y que escribió mi admirada autora Sandra Cisneros (Chicago, Illinois, 1954), y que se recoge en su libro “Érase un hombre, érase una mujer”. Gritad, recuperad vuestra libertad, siempre hay algo mejor esperando.  Continue reading