WILLIAM WORDSWORTH Y SU ODA. ESPLENDOR EN LA HIERBA

“Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo.

En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.

Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme idéas que, a menudo,
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas.”

William Wordsworth escribió este poema titulado “Oda a la inmortalidad”. Es recordado, sobre todo, porque una bellísima Natalie Wood lo recitaba en una clase de literatura, cuando su dolor era más fuerte que su esperanza. Hablo de la maravillosa interpretación que realizó en la película de Elia Kazan “Esplendor en la hierba”. Pocas veces, una película, ha contribuido tanto a la popularidad, en este caso, de un autor clásico.
Natalie Wood y Warren Beatty, nos transportaban a un pueblo estadounidense, en donde las tradiciones y las imposiciones de los padres, sacrificaban los sueños de los jóvenes.
Este es un poema bellísimo, bien estructurado, y que como, apuntaba ya en el post anterior, actúa por si sólo, la belleza está en él, aunque no seamos capaces de recordar ni uno de sus versos, siempre recordaremos este poema. Ya saben, un poema no debería de significar sólo ser, como decía el poeta americano Macleish.
Aunque este no es un blog de cine, no puedo resistirme a invitarles a que vean, si aún no lo han hecho, esta maravillosa película, una obra de arte. Era la película favorita de mi madre. Ella hizo que la viera por primera vez, y me decía: “Fíjate, fíjate muy bien en la chica, en como lee, en su tristeza, en sus ojos,..” Siempre la veíamos juntas desde esa primera vez, en cada ocasión que teníamos una oportunidad. Me trae muy buenos recuerdos, y ahora que ella ya no está, más.
William Wordsworth (1770- 1850) fue uno de los más importantes poetas románticos ingleses. Junto con Samuel Taylor Coleridge, ayudó al despegue de la época romántica en la literatura inglesa con su publicación conjunta de “Baladas líricas” en 1798. Esta obra influyó indiscutiblemente en el campo literario del siglo XIX.
El carácter innovador de su poesía, ambientada en el sugerente paisaje del Lake District, en el norte de Cumberland, tiene mucho que ver en la elección de los protagonistas, casi siempre personajes humildes. El tema también radica en este ambiente, así pues siempre se sitúa en la vida cotidiana, en el día a día, y por supuesto, el lenguaje, que como corresponde es sencillo y directo.
Si el primer acercamiento de un escritor debe ser así, a través de una película o de un único poema que llega al azar a nuestras vidas, bienvenido sea, como se suele decir. Yo descubrí, a través de ésta película, a Wordsworth cuando tenía unos doce años, y nunca he dejado, desde entonces, de leerlo. Así es que les invito a que abran cualquiera de sus obras o comiencen a conocerlo así, viendo esta preciosa película.

51 thoughts on “WILLIAM WORDSWORTH Y SU ODA. ESPLENDOR EN LA HIERBA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *