EL PRINCIPITO. ANTOINE DE SAINT-EXUPERY

SIEMPRE-NECESITAN-EXPLICACIONES

“Las personas mayores nunca comprenden nada por sí solas y es cansador para los niños tener que darles siempre y siempre explicaciones”.
Antoine de Saint-Exupéry (Lyon1990, Marsella 1944) fue un escritor y aviador francés, que escribió, entre otras cosas, una joya literaria: “El principito”.
El 30 de diciembre de 1935, el escritor junto con su navegador tuvieron un aterrizaje forzoso en la parte de Libia del desierto del Sáhara. El equipo estaba tratando de volar desde París a Saigón en menos tiempo que cualquier piloto lo había hecho por un premio de 150,000 francos. Ambos sobrevivieron al aterrizaje pero sufrieron los estragos de la rápida deshidratación en el Sahara. No conocían su ubicación y, según recordaban, lo único que tenían para alimentarse eran uvas, naranjas y algo de vino. Ambos experimentaron alucinaciones visuales y auditivas. El tercer día estaban deshidratados y dejaron de sudar. El cuarto día, un beduino en camello los descubrió y les salvó la vida. La fábula de Saint- Exupéry, “El principito”, es una referencia a esta experiencia que dado su contenido fue y es material de profundos análisis en escuelas y universidades de todo el mundo.
Es delicioso el relato que dejó este escritor francés, que uno se pone a leer de pequeño y no entiende, de adolescente y se pierde, de mayor y le maravilla.

“Si decís a las personas mayores: “He visto una hermosa casa de ladrillos rojos con geranios en las ventanas y palomas en el techo…”, no acertarán a imaginarse la casa. Es necesario decirles: “He visto una casa de 100.000 francos”. Entonces exclamarán: ¡Qué hermosa es!”.

Contiene la novela frases como las antes citadas, cargadas de ironía y verdad.
La historia es tan simple como ésta: Un principito habita en un planeta apenas más grande que él y tiene necesidad de un amigo, así lo comenta el mismo autor. Va recorriendo otros planetas donde viven personas que le irán sorprendiendo.

El primer planeta está habitado por un rey.

“Es mucho más dificil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.”, de dice el rey al principito.

Mucho se aprende con este relato que es imprescindible abrir y leer, al menos, una vez en la vida.

Después encuentra en otros planetas a un vanidoso, un bebedor, un hombre de negocios, un farolero, un geógrafo, hasta alcanzar La Tierra.
Hagan el recorrido con el principito y no olvidarán el viaje nunca en toda su vida.

© 2010 Araceli Cobos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Araceli Cobos Reina .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Araceli Cobos Reina.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.