REQUIEM POR UN CAMPESINO ESPAÑOL. RAMÓN J. SÉNDER

LA-VERDAD-DE-RAMoN-SeNDER-660x220

“…en la Pardina del monte
allí encontraron a Paco;
date, date a la justicia,
o aquí mismo te matamos.”

El cura Mosén Millán celebra un réquiem por Paco el del Molino. Aquel niño al que él bautizó. La familia devota no, pero cumplidora con la iglesia. “Conservaba la costumbre de hacer a la iglesia dos regalos cada año, uno de lana y otro de trigo en agosto”.
El pueblo y su silencio. El pueblo y sus supersticiones. El pueblo y sus costumbres. Que si una tijerita en cruz para proteger al niño de herida de hierro, que si una rosa desecada a la luz de la luna debajo de la almohada para darle a las niñas hermosura y evitarles las menstruaciones difíciles, que si coger piedrecitas en la glera del río para ponerlas en la boca y así aliviar el dolor de muelas….
Y ya se sabe, como escribe Sénder, los chicos y los animales quieren a quien los quiere. Paco quería al cura y el cura le quería a él. Eso parecía.
Paco se hace mayor, se casa y defiende lo que hay que defender. En el pueblo se comenta que Paco dice, que Paco ha dicho, que Paco no se calla.

“A los reyes, a los duques y a los curas los vamos a pasar a cuchillo, como a los cerdos por San Martín.”

Paco es solidario, justo y se avergüenza de la pobreza. Pero el cura siempre le dice que hay más miseria en otras partes.

Los señoritos del pueblo dicen que van a matar a todos los que habían votado contra el rey y quemaban la bandera tricolor.

Y así se conforma el pueblo. Con Paco, y el cura, y los señoritos. Y la amistad no existe. Y aquel niño llamado Paco es simplemente alguien que no cree en Dios. Algo imperdonable.

“Se llevaron a Paco arrastrando. Iba repitiendo en voz ronca:
-Pregunten a Mosén Millán; él me conoce.
Se oyeron dos o tres tiros más. Luego siguió un silencio en el cual todavía susurraba Paco: “Él me denunció…, Mosén Millán, Mosén Millán…”

Ramón José Sénder, (Chalamera, Huesca, 1901, San Diego, Estados Unidos, 1982) fue uno de los grandes escritores españoles del siglo XX. Joyas como “Réquiem por un campesino español” así lo demuestran.
Su vida rica en experiencias y vivencias produjo una literatura única, diferente, directa y sincera.

Me gustaría acabar con unas frases que aparecen en el libro para reflexionar.

“Los curas son la gente que se toma más trabajo en el mundo para no trabajar”

“Los labradores tratan a sus perros con indiferencia y crueldad, y es, sin duda, la razón por la que esos animales los adoran”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Araceli Cobos Reina .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Araceli Cobos Reina.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.