Archivos de la categoría: CUADERNO DE NOCHE

02Ene/13

UN PASEO POR LOS SUEÑOS DE INKA MARTÍ Y SU CUADERNO DE NOCHE

INKA-MARTi-CUADERNO-DE-NOCHE660x220
Aguas verdes con peces rojos, el ataque de un águila a un hombre, una ciudad colonial en la India, una barca roja navegando por un lago, un laberinto, un desván donde se cultivan rosas, un rey que va tocado con un sombrero como un cucurucho, libros que caen del cielo, un caballo tatuado, monjes tibetanos, ratas hinchadas y un bebé carbonizado, delfines en una alberca, muchas, muchas serpientes…y mucho, mucho más, recuerdos de abuelos en Münsterland y aguas de todo tipo. ¿Quién se puede resistir a entrar en los sueños de Inka Martí?
Ediciones Atalanta publicó en abril del año pasado, un precioso libro escrito por esta bella e inteligente filóloga, escritora y periodista, titulado “Cuaderno de noche” donde Martí (Barcelona, 1964) comparte con los lectores los sueños que ha tenido a lo largo de algunos años.
En el libro se asegura que la autora “no se sirve de ninguna visión nocturna para elaborar una forma artística. Su poética consiste en ofrecer un testimonio veraz de cómo discurre la vida en sueños, pues todo lo recordado pasó al papel, nada más despertar, sin variaciones ni añadidos; y así, de los cerca de mil sueños que Inka Martí fue registrando entre diciembre de 2000 y febrero de 2011, este breviario recoge sesenta y cinco escenas significativas de su universo onírico.”
Prologado por Jacobo Siruela, merece la pena pasearse por esos sueños, que nacen de la cabeza de esta escritora, hasta ahora más conocida dentro de la literatura infantil. Martí ha publicado dos novelas para niños “Otto” y “El cavaller de pedra”.
Aquí tenemos un libro diferente que les sorprenderá. Podemos empezar el año dejándonos sorprender, ¿no?
Yo me quedo con este sueño, el que más me ha gustado. Se titula “La ciudad de cristal”. Dejo aquí un fragmento:

“Me adentró en un gran bosque de árboles por un camino que bordea una montaña. Es un bosque muy oscuro y fresco; desde la hondonada llega el murmullo de un río. Entre los troncos surge un hombre que dice ser un estudioso de las aguas. Me muestra los frascos de cristal donde las guarda. Hay agua de río, agua de rocío robada a los pétalos de las flores y agua liberada de las telarañas; hay agua de lluvia recogida de los cuencos que a veces forman las raíces al pie de los troncos de los árboles y los huecos de las piedras.”

Quiero destacar que el prólogo de Jacobo Siruela, gran conocedor y estudioso del mundo onírico, es muy interesante. Recoge cosas como éstas:

“El sueño es un fenómeno psíquico muy delicado: le agrada esconderse de la luz del día. Vive totalmente separado del mundo diurno, como si fuera el envés de una hoja cuyo haz es la vigilia. La única manera de conectar ambos lados es recordar el mundo onírico. La memoria es el puente de unión, el cemento que los une. Pero los sueños se hacen cada vez más frágiles en su contacto con el día. Cada vez se distancian más de nosotros, cada vez hay menos personas que los recuerdan, como si estuviera atrofiando nuestra capacidad de memorizarlos por la falta de conexión con lo onírico.”

Jacobo Siruela publicó, en Ediciones Atalanta, un libro complejo y completo sobre el mundo onírico titulado “El mundo bajo los párpados” que también les recomiendo abrir si sienten curiosidad por este tema. Van a aprender mucho.