Category Archives: LAS PALABRAS MÁGICAS

17Jun/13

LAS PALABRAS MÁGICAS. UNA LECCIÓN DE GÓMEZ CERDÁ

UNA-LECCIÓN-DE-GÓMEZ-CERDÁ660x220

No voy yo a descubrir, a estas alturas, el talento de Alfredo Gómez Cerdá (Madrid, 1951) pero si me veo en la obligación de recordar el primer libro de él que cayó en mis manos siendo aún una niña. Lo he vuelto a encontrar entre las estanterías de mi habitación cuando he vuelto a España y lo he leído de nuevo. “Las palabras mágicas”, publicado en 1983 por El Barco de Vapor, es un libro increíble, lleno de ternura, sensibilidad y verdades que, por supuesto, se lee de forma muy diferente cuando ya tienes treinta años más y además eres madre.
Aunque tanto los amigos de Ramón, como su médico, su profesor o incluso el psicólogo de la escuela a la que asiste piensan que Ramón es un chico sano, fuerte, dispuesto, reflexivo y buen alumno, su madre Margarita siempre tiene palabras duras para él, su hijo ante sus ojos es un muchacho travieso, desobediente, bruto, vago, sucio, mentiroso, respondón, holgazán y sobre todo meón. Ramón sufre de enuresis, algo que su madre no soporta. ¿Por qué se comporta Margarita de esa manera?
“¿Por qué no me haces caso y sigues mis consejos? Lo que te digo es por tu bien. Pero tú… como si oyeses llover. Lo único que te preocupa es leer cuentos por la noche, en la cama, en vez de dormir. Por eso estás tan débil, por eso te pasa lo que te pasa.”

“No puedes mantenerte con lo poco que comes. Te quedarás enclenque y los niños se reirán de ti. Además, si te lo haces encima, es por no comer. ¡Te lo digo yo! No tienes fuerzas ni para aguantarte lo necesario, como hace todo el mundo.”

Margarita, lo único que consigue con tantos malos comentarios hacia su hijo es que éste crea realmente que el es un niño malo.

“Todo lo que hago le parece mal a mi madre, y todo lo que digo, y yo creo que hasta todo lo que pienso. Y es que…debo ser malísimo”

Pero Cipri, uno de los mejores amigos de Ramón, con los que juega en el parque a ser piratas y a imaginar miles de historias fantásticas tiene un plan, un gran plan que hará que Margarita empiece a pensar en que ella tiene también un problema y que sus riñas a Ramón por cualquier cosa pueden hacerle mucho daño a su hijo.
Sólo hace falta esperar para que Margarita y Ramón pronuncien las palabras mágicas. Pero… ¿cuáles son esas palabras mágicas que pueden hacer que todo cambie?
Si supieran ustedes cuales son… Si todos las aplicásemos más…si las utilizáramos con más frecuencia…
Estoy segura de que si pronunciáramos las palabras mágicas con nuestros hijos cada vez que cometemos un error, porque los padres también nos equivocamos, porque no somos perfectos y porque estamos aprendiendo a ser padres con todas las torpezas que eso conlleva, toda la educación con nuestros hijos iría mucho mejor. Así es que recomiendo este libro a todos los padres porque es mejor que cualquier manual moderno de esos que se venden en las librerías bajo títulos tan estúpidos de “Cómo ser padres”.
¿Ya saben de qué palabras mágicas se tratan? ¿Aún no? Pues lean el libro, es fantástico.

Goméz Cerdá tiene infinidad de libros publicados de los que les podría recomendar todos, pero quizás ya que he nombrado uno de los más antiguos, nombraré alguno de los más actuales como “Barrio de Medellín”, que recibió el Premio Ala Delta en 2009 y el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil y que no les dejará indiferentes tampoco.