Archivos de la categoría: JUDITH KERR

09Feb/13

CUANDO HITLER ROBÓ EL CONEJO ROSA. LA VIDA DE JUDITH KERR

CUANDO-HITLER-ROBo-EL-CONEJO-ROSA-JUDITH-KERR-660x220

“Cuando Hitler robó el conejo rosa” es una de las novelas sobre la II Guerra Mundial, el alzamiento de Hitler al poder y en definitiva el Holocausto, más bonitas que he leído nunca. En principio, es una novela para el público juvenil, pero yo siempre he creído que esa barrera es difícil de señalar, qué es una lectura para adultos y qué es una lectura para adolescentes. Hay novelas juveniles que a los adultos les vendrían muy bien leer por como están planteadas, por volver un poco a nuestra propia juventud y por los temas que tratan. ¿Por qué no echarlas un vistazo?
La última sorpresa que me he llevado ha sido esta obra de la escritora e ilustradora Judith Kerr (Berlín 1923).
Anna una niña alemana de nueve años, de origen judío, vive feliz en Berlín en una familia acomodada. Su padre es un periodista de prestigio y su madre se dedica a su familia, sin ninguna otra preocupación. Anna vive como cualquier otra niña. Va al colegio todos los días, juega con sus amigos a deslizarse en trineo, le gusta pintar, escribir, jugar con su hermano Max, dos años mayor que ella…
Los nazis están a punto de ganar las elecciones en Alemania, por lo que la familia se plantea huir a Suiza. El padre de Anna, aunque es admirado en su país, es también buscado por los nazis por sus ideas políticas. Así es que no les queda otro remedio que emprender una nueva vida, primero en Suiza y después en París para acabar finalmente en Londres.
Anna se convierte en una refugiada con todas las consecuencias que eso conlleva, alegrías, penas, esfuerzo, inquietud, curiosidad…Eso es lo que narra Kerr en esta obra. Es una novela autobiográfica. Esta es una de las razones por las cuales llega inmediatamente al lector. Es clara en su exposición, dura en el contenido, precisa en su forma.
En Suiza, se instalan en el Gasthof Zwirn, una pensión humilde de un pueblo cercano a Zurich.
Pero las cosas no irán bien en Suiza, el padre de Anna tiene muchas dificultades para publicar sus artículos. La única solución será marchar a París. Anna y Max tienen dificultades para aprender francés pero tras algunos meses con una tutora, ambos asisten a un colegio francés, en el que Anna conocerá a Colette, que se convertirá en su mejor amiga.
Pero en París nadie quiere publicar los artículos del padre de Anna.
La historia acaba con el viaje de la familia a Londres, en busca de un futuro mejor.
Hay personajes entrañables, como el tío Julius, al que Anna está muy unida, la familia Fernand,…
Aquí voy a dejar algunas citas de la novela en la cual se puede ver como en los ojos de los niños, incluso la peor de las situaciones, puede ser desde irónica, a tierna, desde dura a dulce.

Anna y Elsbeth hablan a la salida del colegio sobre Hitler.

“-Es otro retrato de ese señor, dijo Elsbeth. Mi hermana la pequeña vio uno ayer y se creyó que era Charlie Chaplin.
Anna contempló la mirada fija y la expresión severa. Luego dijo:
-No se parece en nada a Charlie Chaplin, como no se en el bigote.
Leyeron el nombre que había debajo de la fotografía.
Adolf Hitler.
-Quiere que todo el mundo le vote en las elecciones, y entonces les parará los pies a los judíos, dijo Elsbeth. ¿Tú crees que le parará los pies a Rachel Lowenstein?
-A Rachel Lowenstein no la puede parar nadie, respondió Anna. Es capitana de su clase. A lo mejor me para los pies a mí. Yo también soy judía.”

Un día el padre de Anna les dice esto a sus hijos:

“Hay judíos dispersos por todo el mundo, explicó, y los nazis están diciendo mentiras horribles sobre ellos. De modo que es muy importante que la gente como nosotros demuestre que eso no es verdad.
-¿Y cómo podemos demostrarlo?, preguntó Max.
-Siendo mejores que los demás, dijo papá. Por ejemplo los nazis dicen que los judíos no son honrados. De manera que no basta con que seamos igual de honrados que los demás, tenemos que serlo más.
(…)
-Tenemos que ser más trabajadores que los demás, continuó papá para demostrar que no somos holgazanes, más generosos para demostrar que no somos tacaños, más amables para demostrar que no somos groseros.
Max asintió con la cabeza.
Puede parecer que es mucho pedir, ,añadió papá, pero yo creo que merece la pena, porque los judíos son personas estupendas, y está muy bien ser judío.”

Max y su amigo Gunther están hablando en una ocasión de los nazis. Ellos lo toman todo como un juego.

“-¿Qué tienes ahí?, preguntó Anna.
-Es una insignia. Hoy hemos tenido una pelea fenomenal en el colegio: los nazis contra los socis.
-¿Y quiénes son los nazis y los socos?
-A tu edad ya deberías saberlo, dijo Max, que acababa de cumplir los once años. Los nazis son los que van a votar a Hitler en las elecciones. Los socis somos los que vamos a votar en contra.
(…)
Era una chapa pequeña de esmalte rojo, con una cruz negra con los brazos doblados.
-Se llama una esvástica, dijo Gunther.
Todos los nazis la tienen.
-¿Qué vais a hacer con ella?
Max y Gunther se miraron.
-¿Tú la quieres?, preguntó Max.
Gunther negó con la cabeza.
-Se supone que no debo tratarme para nada con los nazis. Mi madre tiene miedo de que me partan la cabeza.
-No pelean limpio, asintió Max. Usan palos, piedras y de todo.
Dio la vuelta a la insignia, con repugnancia creciente:
-Pues yo desde luego no la quiero.
-¡Tírala por el water!, dijo Gunther.
Y así lo hicieron. La primera vez que tiraron de la cadena no se fue para abajo, pero a la segunda, justo en el momento en que sonaba el timbre para ir a comer, desapareció muy satisfactoriamente.”

“Cuando Hitler robó el conejo rosa” ganó en 1974 el Deutscher Jugendliteraturpreis.
La editorial Alfaguara lo tiene publicado en su linea de Clásicos. Las ilustraciones son de la propia Kerr y son preciosas.
“El diario de Ana Frank” es otra de las novelas que me apasionó sobre este tema y sobre la última y de las que más se ha hablado “El niño con el pijama de rayas”, del escritor irlandés John Boyne tengo opiniones muy diferentes, pero eso lo comentaré en otro post. De momento les invito a abrir este precioso libro, les encantará.