SILLAS. JOSE MARIA MILLARES SALL

LA-SILLA-DE-SALL

Conocí a José María Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria, 1921- 2009) a través de sus pinturas, y después las casualidades de la vida, hicieron que le tuviera que entrevistar, hace ya unos siete años en su casa de Las Palmas de Gran Canaria, en el número 62 de la calle Cebrián. En la redacción del periódico donde trabajaba por aquel entonces, EL MUNDO-LA GACETA DE CANARIAS, me advirtieron de que no era un tipo fácil. Acababa de morir su mujer, hacía un año, y se había vuelto un poco adusto. Había que tener tiento con él. Yo, que ya había visto sus pinturas pensé que no podía ser así, pero no dije nada.
Y allí estaba él aquella mañana, sentado en una silla de su salón, rodeado de fotos y recuerdos, al lado de un retrato de su mujer, la excelente poetisa Pino Betancor. Allí estaba el poeta, sentado en su silla y agarrando su bastón. Allí estaba con una gran ternura en la cara y una sonrisa. Me estrechó la mano con fuerza, sin levantarse, y me sonrió. Fue el principio de una amistad muy corta ya que no seguí viviendo en Canarias, pero tuve la suerte de conocer a este gran poeta al que quiero, desde aquí, rendir mi pequeño homenaje.
Y quiero rendirlo así, recordándole en esa silla sentado, y a través de su poemario “Sillas”, porque así fue como le conocí. Este ejemplar me lo regaló después de la entrevista. No le dejé que se levantara de su silla para despedirme. Después nos intercambiamos correspondencia, pero no le volví a ver, por eso le recuerdo en su silla y me alegra homenajearle a través de este poemario original e irónico, que por cierto fue galardonado con el Premio de Poesía Tomás Morales en 1998 y está editado por las Ediciones del Cabildo de Gran Canaria.

En el poemario habla de la personalidad que tienen las sillas, las tiernas, las tristes, las sonoras, las graciosas, las sarcásticas… sin duda uno de las obras de Millares Sall que hay que abrir.

Aquí dejo algunos ejemplos. Este es el primer poema que abre el libro y nos habla de las sillas en general:

“Son tiernas, son sonoras,
son críticas, graciosas, son tristes, son sarcásticas,
pulcras, almibaradas, pero todas
las sillas, pobres sillas, las grandes, las pequeñas,
serán siempre amorosas, líneas humanas, sillas,
asientos simplemente:
sólo sillas”

En el capítulo dedicado a las “Sillas tristes” me quedo con el poema “Silla abandonada”:

“Está sola, vacía ante la mesa,
desnuda ante la luz que llora en la ventana,
escuchando los pasos que se arrastran:
esos pasos
que ya no han de volver.”

Y para terminar de “Sillas sonoras” me gustaría destacar “Silla política”:

“La lista, la avispada con patas de tijera,
política, de porte proletario,
que se cuentan por miles cuando grita,
y enervan, y jalean, y a voces, ignorantes,
oscuras marionetas,
hedores manifiestan.”

José María Millares Sall fue cofundador de la revista literaria “Planas de Poesía” (1949) que tanta significancia tuvo en la literatura de la posguerra española. Con motivo de esta publicación y por el contenido de sus números fue encarcelado en 1951, y luego, con posterioridad, procesado durante más de un año.
En 1952, estando en libertad provisional contrajo matrimonio con la poeta Pino Betancor. En 1956 el matrimonio se traslada a Madrid. Es una época de gran fecundidad literaria para Sall. Allí entabla contacto con los escritores del momento como Gabriel Celaya o José Hierro. A finales de los setenta el poeta vuelve a la isla.
Su trayectoria personal y su abundante obra literaria le hicieron acreedor en 2009 del Premio Canarias de Literatura.

© 2009 Araceli Cobos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Araceli Cobos Reina .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Araceli Cobos Reina.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.