GLORIA FUERTES, LA POETA DE LOS NIÑOS Y MUCHO MAS

GLORIA-FUERTES-LA-POETA-DE-LOS-NInOS

Somos muchos los niños que crecimos escuchando o leyendo las poesías de Gloria Fuertes, y son muchos los niños que las siguen leyendo y escuchando, porque Gloria Fuertes es y será, para muchos y para siempre, la poeta de los niños. Pero la escritora es muchísimo más.
Gloria Fuertes (Madrid, 1917-1998) fue una poeta que nació en el barrio de Lavapiés. Con tan sólo cinco años ya escribía sus propios cuentos y los ilustraba. Empezó a escribir versos a los catorce años, a los quince años los leía en Radio España de Madrid. A los diecisiete escribe su primer poemario, que sería publicado en 1950 bajo el título “Isla ignorada”.
La escritora utiliza la ironía en su obra como forma de describir una realidad que se le presenta dura, la Guerra Civil dejó una profunda huella en ella.
Entre 1940 y 1953 comenzó a colaborar en revistas infantiles. De 1955 a 1960 estudió biblioteconomía e inglés en el International Institute. En 1961 obtuvo la beca Fullbright en Estados Unidos para impartir clases de literatura española en la Universidad de Bucknell, además de recibir en 1972 la beca de la Fundación Juan March de Literatura Infantil.
A mediados de los años 70 colabora activamente en varios programas de Televisión Española dedicados al público infantil. Así se consagra en la poeta de los niños para siempre.
Mas apreciada y estudiada en el extranjero que en España, la mayoría de los trabajos críticos sobre la autora madrileña provienen del hispanismo norteamericano y es escasa la crítica literaria española sobre Fuertes.
Camilo José Cela llegó a definirla así: “La angélica y alta voz poética a la que los hombres y las circunstancias putearon inmisericordiosamente.”
Entre sus obras infantiles se encuentran: “Canciones para niños”, “Villancicos”, “Canguro para todo”, que fue mención de honor en el Premio Hans Christian Andersen de literatura infantil, “El hada acaramelada”o “La momia tiene catarro”.
Para adultos maravillosos trabajos recogidos en “Aconsejo beber hilo”, “Ni tiro, ni veneno, ni navaja” o “Cuando amas aprendes geografía”.

En “Isla ignorada” se expresa así:

“Soy como esa isla ignorada
que late acunada
por árboles jugosos
en el centro de un mar
que no me entiende
rodeada de nada, sola sólo.”

Su antibelicismo estuvo presente en muchos de sus trabajos:

“El día que se implante la Paz,
sobre la Tierra
caerá una nevada tenaz
y duradera.”

Para los niños escribió auténticas maravillas. Es muy difícil seleccionar algo porque todo estaba escrito con infinito encanto, humor y ternura.
Me quedo con algunos versos de “Como se dibuja a un niño” porque resume todo el amor que puso en el público infantil:

“Para dibujar a un niño
hay que hacerlo con cariño.
Pintarle mucho flequillo,
que esté comiendo un barquillo;
muchas pecas en la cara,
que se note que es un pillo;
pillo rima con flequillo
y quiere decir travieso.
Continuemos el dibujo:
redonda cara de queso.

(…)

Se ríe continuamente
porque es muy inteligente.
Debajo del brazo un cuento,
por eso está tan contento.

Para dibujar a un niño
hay que hacerlo con cariño.”

Hay que abrir, siempre, a Gloria Fuertes, para volver a ser niño, para empaparse de su infinita inteligencia. Sus obras para adultos, quizás, demasiado olvidadas, son fantásticas, inolvidables.

© 2009 Araceli Cobos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Araceli Cobos Reina .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Araceli Cobos Reina.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.